Todos están fascinados con la cultura coreana ya sea por la música, cine, televisión, comida y cultura en general, pero ¿te has preguntado cuales son las diferencias de uno de los utensilios que de seguro has usado mientras disfrutabas de tu comida asiática favorita?

Si eres como la mayoría de la gente que nunca ha notado que había una diferencia entre los palillos japoneses, coreanos y chinos o siempre se ha preguntado si hay una diferencia en absoluto.

Pues te decimos que existe una particular diferencia en la historia de la creación de los palillos asiáticos.

La tradición china ve a los palillos como una especie de extensión de los dedos. Los palillos sí mismos son típicamente de madera y son más largos y más gruesos que los palillos japoneses y coreanos.

Los palillos chinos son más largos que otros debido a los arreglos de comidas comunes en la mayoría de los hogares y restaurantes que requieren que el individuo alcance lejos para su alimento.

Los palillos japoneses vienen en diversas longitudes dependiendo si su propósito previsto está en comer o cocinar comidas específicas, pero también se hacen típicamente de madera para hacer más fácil agarrar el arroz pegajoso.

Debido a la costumbre japonesa de comer mientras sostiene su tazón cerca de su boca, el palillo japonés es más corto que los palillos chinos o coreanos.

Los palillos japoneses son también mucho más puntiagudos que el resto, una característica que muchos atribuyen a la dieta japonesa consistente en una gran cantidad de pescado, ya que las puntas hacen más fácil quitar huesos pequeños.

Los palillos coreanos son únicos porque son planos y están hechos de metal, lo que puede hacerles un poco difíciles de usar si nunca los han probado antes.

La teoría predominante de por qué los palillos coreanos están hechos de metal es que, históricamente, los ricos hicieron sus palillos de plata que se dice que reaccionan con productos químicos venenosos, frustrando así los intentos de asesinato.

Los palillos de metal siguen siendo comunes hoy en día porque dio a la gente la sensación de que estaban comiendo como la realeza, pero hoy en día están hechas de acero inoxidable en lugar de plata. El metal también hace los palillos más higiénicos y más fáciles de limpiar.