Una familia procedentes de China demostraron con que bastante esfuerzo se pueden lograr grandes cosas. Todo empezó desde que la suegra y esposa de un fotógrafo llamado Jesse se mudaron con él, pero al decidir que debían estrechar el vinculo familiar, entonces también invitó a su padre para que vivieran juntos.

Debido a que vio que su padre estaba un poco subido de peso por el mal habito que tenía de beber y comer, tomó una decisión al ayudarlo a perder unos kilos. Fue así como empezaron de a poco, caminaron, trotaron, corrieron y finalmente fueron al gimnasio los 4. Como resultado final lograron bajar de peso en 6 meses, además Jesse fotografió todo el proceso.