La historia de este pequeño niño de procedencia China ha estado rondando las redes sociales y ha conmovido a mas de uno tras saber que fue lo que le paso.

Changjiang es un niño de solo 7 años, pero ya a su corta edad lleva un trabajo de adulto como repartidor. Él clasifica los paquetes en la oficina, los cara en el camión y los entrega por si mismo.

El pequeño niño vivía con sus padres en la provincia de Shandong, pero cuando su padre cayo enfermo, su madre los abandono y poco después su padre falleció.

La madre se volvió a casar y corto todo lazo con Changjiang.

Como un niño huérfano fue recogido por un colega de su padre, sin embargo, no pudo asistir a la escuela porque no tenia un registro familiar y el hombre tampoco tenia los medios.

Changjiang quería ayudar al amigo de su padre de cualquier manera y así fue como empezó su trabajo de repartidor.

Desde que su historia se volvió viral, muchas personas se han acercado para darle una mano. Una agencia administrativa local ha permitido que permanezca en un centro municipal de bienestar infantil y que asista a una escuela primaria local de forma gratuita.