Cuando hablamos de “familias de la realeza”, es conocido que, por lo general, los descendientes tienen prácticamente la obligación de casarse con alguien del mismo rango o al menos, que también pertenezca a una familia ponderada.

 

Pero ¿qué pasa cuando alguien de ellos, se enamora…y no precisamente de alguien en el mismo círculo?

 

Este es un caso verdadero en el país del Sol Naciente: Japón.

 

La joven princesa MAKO, hija del príncipe Akishimo, ha anunciado sus próximas nupcias con un chico ajeno a todo este mundo.

.

El muchacho en cuestión, se trata de un compañero de la universidad. Su nombre es Kei Komuro, y trabaja en un bufete de abogados.

.

De acuerdo a las normas de casamiento en la familia real, ya que Mako se casará con alguien que no pertenece a ninguna familia real, una vez casada, dejará de ser princesa.

.

La joven pareja tienen la misma edad (25 años), y se conocieron hace cinco años por medio de un amigo en común, en la Universidad Cristiana Internacional, donde ambos estudian.

.

Afortunadamente, al contrario de muchas historias donde las familias llegan a oponerse al matrimonio, por tratarse de personas con status opuestos, en esta hay un buen final. Ya que los padres de la joven han aceptado su unión.

.

A la par del compromiso de la pareja, la situación jerárquica en Japón está por cambiar.

El Primer Ministro en aquél país, Shinzo Abe, se encuentra alistando un Proyecto de Ley, que de aprobarse, hará que el Emperador de Japón, Akihito (de 83 años de edad), pueda abdicar (dejar su función, renunciar al trono), y cederlo al príncipe heredero, Naruhito.

.

Una vez aprobada, significa que sería la primera vez que ocurriera esto, luego de 200 años.

.

Hasta este momento, según la Ley de la Casa Imperial, las mujeres que son parte de esta familia pierden su status en caso de contraer matrimonio con alguien que no tenga ningún título real  (plebeyos). Y por otra parte, la misma ley no permite que las mujeres ocupen el trono.

.

Lo que sí es un hecho, es que todavía siguen vigentes algunas “normas” hacia las féminas que ingresen a la familia real. En este caso, Hisahito (hermano menor de Mako, y quien tiene 10 años de edad), podría continuar el linaje imperial siempre y cuando su futura esposa tenga como primer hijo un varón.

.

Si bien los padres de la princesa han aceptado con agrado su boda con la persona de su elección, existe algo de presión en el papel de la realeza dentro de la sociedad nipona.

.

Un diario de este país, el JAPAN TIMES, ha cuestionado sobre si el sistema imperial podría continuar, sin tener una reforma en su modo de sucesión. Analistas opinan que no, por lo que no tardaría en crearse reformar de ley, que permitieran a las mujeres volverse emperatrices.

.

Además de esto, luego de una sencilla encuesta, un 86% de la población japonesa se mostró a favor de que las mujeres que forman parte de la familia real, tengan este logro.

.

Pues en esta vez, la joven princesa tiene todo de su parte para ser feliz.