Las mujeres pasamos mucho tiempo tratando de ser felices. En algunas ocasiones solemos olvidar las banderas rojas y damos muchas oportunidad a quién no se lo merece.

Nos decepcionan y seguimos dando nuevas oportunidades, pensamos que quizá algún día las cosas van a mejorar pero con el paso del tiempo nos hacemos miserables y dejamos de pensar en nosotras mismas.

El “Dejar ir” no es para cobardes, no es para débiles, sino para mujeres que se atreven a los retos y a los cambios, y aceptar que somos fuertes como una espada.

El arte de ir toma tiempo, duele mucho, puede hasta “matarnos” de dolor, pero esto nos permite que miremos profundamente dentro de nosotros mismos y reflexionemos.
Resultado de imagen para posdata te amo

Un día te darás cuenta que el dolor que pasaste y las lágrimas que botaste valió la pena para ser más sabio en el futuro. El dolor te hará más fuerte y tal vez algunos de nosotros estemos hechos para el dolor.

El arte de dejar ir es bastante desgarrador, doloroso pero al fin y al cabo, hermoso.