El chileno que abrió un bar en Corea del Norte: “¡Este es un país de locos!”.

0
574

Durante casi dos años, Ramiro Lavín, vivió en Corea del Norte e instaló el primer bar del área diplomática de Pyongyang.

El chileno se instaló durante el 2009 junto a su familia por motivos laborales. A su esposa le ofrecieron un puesto de trabajo en el Programa Mundial de Alimentos.

“Las personas no viven, solo sobreviven”, relata Larvín al darse cuenta de que no se podían tomar fotografías, las personas no conocían servicios de calefacción y creían que el espionaje se daba aún con cámaras gigantes.

Larvín menciona que los norcoreanos se quedaron en los tiempos de la “Guerra Fría”, y que al llevar una cámara moderna adquirida en China, no la tomaron como tal.

Asimismo, hablar con extranjeros se encuentra prohibido dado que “es contaminación imperialista”. A razón de lo cual, las actividades de ocío se encuentran limitadas. Notando las falencias de la ciudad, el chileno decidió abrir un bar, al cual asistían norcoreanos con la capacidad económica de gastar.

Del mismo modo, el gobierno norcoreano financió su proyecto con $3000 para comenzar. “Iban todos los embajadores, se relajaban, podían tomarse un trago o simplemente salir de la casa”.

Mira la entrevista completa debajo: